¿Cuánto morimos con los que mueren?

La cuestión no es cuán acomodado se está o qué perfecta es la vida, sino que hacemos con las peripecias del destino. Aquellas que nos encuentran y nos sacuden como un tren. Errático destino.¿ Cuánto no morimos con los que mueren?

Un poco. Si.

Pero si se sigue acá, tocó la parte mas dura: seguir.

Y entonces la pregunta es. ¿por qué? ¿para qué? ¿Cuánto huimos de la huida?

¿Cuánto vivimos para honrar a los muertos?…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *