Dar y recibir: ¿Justo equilibrio?

“Tilopa dice que uno no debe dar ni tomar. (…) Dice que uno no debe prestar atención al dar o al tomar. Si puedes dar en forma natural, bien; pero entonces esto no proviene de la mente, esto no se acumula ahí.

(…) Un donador sabe lo que ha dado y quisiera ser reconocido. Quiere recibir las gracias y el otro debe mostrarse agradecido. Esto es un negocio: dar para recibir. Tilopa no dice que no participes (…). Si en forma natural sucede que sientes el impulso de dar, da; esto es participar, regalar.

(…) Participa, pero no piense acerca de eso; déjalo que suceda. Permitir que suceda es totalmente otra cosa; entonces ni se pide más de lo que se puede tomar ni se da más de lo que se puede dar. Simplemente se da y se toma lo que es natural. No se siente uno agradecido a nadie, ni nadie se siente agradecido a uno; es porque la vida es interdependiente.

Existimos mutuamente, somos miembros unos de otros. (…) Nadie es una isla. Nos encontramos unos con otros y nos fundimos.

(…) Simplemente da porque no puedes evitarlo; si tienes debes darlo. Simplemente toma porque no puedes evitarlo, eres parte del todo. (…) Si las cosas te llegan las disfrutas. Si tienes demasiado- y lo que está de más se convierte en una carga, participas.

Es solo como guardar el equilibrio, permaneces siempre natural. Sin retener, sin renunciar. Sin posesión y sin no-posesión. Mira los animales: ni dan ni toman, todos disfrutan de la totalidad. Todos participan.

El sentido oculto consiste en permanecer natural. (…) El rechazar algo no es natural. (…) En el momento que uno rechaza se desnaturaliza (…) ¿Quién eres tú para suprimirlo?

(…) Cuando se permanece simple y natral, sin rechazar o aceptar; sin luchar o rendirse; sin decir sí o no; sino dejando que las cosas sucedan; entonces lo que pasa, pasa sin que uno tenga que escoger.

(…) No aceptes, no rechaces. No hay nada que hacer en realidad. No se te pide que hagas nada. Simplemente tiene que ser simple y natural. Se tú mismo y deja que las cosas sucedan. El mundo entero marcha sin ti: los ríos van al mar, las estrellas se mueven, el sol aparece en la mañana, las estaciones se siguen una a la otra, los arboles crecen y florecen y desaparecen, y el Todo camina sin ti.

 

Este extracto pertenece al libro “Tantra” de Osho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *