El amigo chino

Leila Guerriero, en su libro de crónicas “Frutos extraños. Crónicas reunidas 2001-2008”, hace un trabajo una acerca de la vida de Ale, el dueño del supermercado chino que ella tiene en la esquina de su casa. En estos dos fragmentos lo que intentamos mostrar es la mirada: del otro hacia nosotros y cómo nos imaginan desde afuera. En el relato de Ale, “Acá” será Argentina y “Allá”, China.

“_ Y vos, ¿vas a volver a China?

_Algún día me vuelvo por mi país. Ahora no. Pero mejor vivir acá. Acá persona muy amable. Más educados que campo. Yo en China,  vivo en campo. Acá ciudá, gente más educada.

_ Pero la gente dice cosas horribles de los chinos acá.

_ No sé. Puede ser porque antes vino chino todo de edad grande. Y chino antiguo habla muy fuerte y acá gente habla muy suave, habla muy chiquito. Y alguno paisano no sabe eso, y la gente acá piensa que chino esta enojado o trata mal, pero no, es manera de hablar (…)

_¿Esto era como te lo imaginabas?

_No, es ciudá, y cuando yo vine acá imaginaba que Argentina era…así, como caballo caminando…éste ariba. Como se llama éste… (…)

_¿Gaucho?

_No, no.

(…) Al fin él dice “verde” y yo grito “pasto”. Ale imaginaba un país cubierto de pasto. (…)”

 

“_En China todo mundo vivir junto. Viven papá, mamá, hijos, primos. Acá no, acá parece que si tiene 18 años ya salió de la casa.

_ ¿Y a vos como te gusta más?

_ Vivir todo junto. Porque tiene más tiempo para hacer otra cosa. Yo, después de trabajo, muy cansado. Y volver a casa y si mamá hace cocina, no es tan cansado para vos. A mí me gusta esto. Porque mi señora lava, mi mamá cocina, yo trabajo. (…)

_ ¿Y vos no te irías a vivir solo con tu mujer y tu hijo?

_No, no. Mejor todo mundo junto. Igual, en China diferente ahora. En ciudá grande, Shanghái, gente más libre, igual que acá: quiere salir de casa y vivir junto con novia, novio. (…)”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *