El arte de entrevistar

El que tiene el micrófono manda. El otro puede ir de frente, oblicuo o esquivo con sus respuestas. Todo depede de la cintura del entrevistado y la tenacidad del entrevistador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *