Jabón fácil con semillas de amapola

Hacer jabón es una gran experiencia y todos deberíamos probarla alguna vez que otra. Si habéis hecho jabón desde el principio sabréis que no es fácil pero hoy en día podemos encontrar en las tiendas especializadas todos los ingredientes que necesitamos listos para usar. Incluído el jabón base ya preparado que sólo precisará un sencillo proceso para que lo transformemos en el jabón de nuestros sueños.

 

Materiales:

 

Jabón base

Aceites esenciales de limón y almendra

Semillas de amapola

Moldes de silicona para jabón o similar

Una jarra de cristal

Cuchara o espátula

Un limón

Rallador

Colorantes (opcional)

 

 

En cualquier tienda especializada, tanto física como en la red, podréis encontrar todos los ingredientes que necesitaréis para hacer este jabón personalizado. Jabones más bien pues en realidad puedes hacer dos versiones, el de limón y el de almendras. Para hacer las cuatro pastillas de jabón que veis arriba sólo se necesitan un poco menos de 300 gramos de jabón base y salen cuatro pastillas de 5×7.5 cm.

 

Ponéis la base de jabón en un recipiente adecuado y lo derretís en el microondas, cada 30 segundos removedlo y en unos 90 segundos estará derretido. Después lo sacáis e incorporáis las semillas de amapola y el aceite de almendra o el de limón según hagáis uno u otro. En el caso del jabón de limón podéis añadir la ralladura de la piel de un limón. Si queremos podemos añadir también colorante para jabones y darle una nota de color a nuestro jabón. Vertemos la mezcla en los moldes y dejamos endurecer 15 minutos en el frigorífico. Si usáis moldes de silicona es conveniente aceitarlos muy ligeramente para facilitar la extracción. Y para evitar la formación de burbujas de aire puedes pinchar la mezcla con un palillo nada más verterla o añadir un poco de alcohol sobre la mezcla.

 

En  cuanto hayan endurecido los jabones ya los podemos sacar del molde y prepararnos a disfrutar de ellos. Los puedes envolver con un papel bonito y guardarlos en el armario, dejarán un aroma riquísimo hasta que los necesites.

 

El jabón de limón te irá perfecto en la cocina para librarte del olor de la cebolla y el ajo cuando estás preparando algún plato. Y el de almendras es una gozada, como si te lavaras las manos con crema para las manos. Las semillas de amapola además actuarán a modo de exfoliante.

 

Vía: ulmerlori.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *