Luna querida

“Eras las tardes cortas y la luna viajera. ¿A dónde va la luna?, le pregunté a aquel hombre que era mi padre. ¿A dónde va, conmigo? Porque vamos con ella ¿Verdad que vamos por dónde va la luna?”, decía Angeles Mastretta en su último libro “La emoción de las cosas”.

Mi amiga Inés se mudó a la playa para ver la luna sobre el mar por la ventana. Siempre me la describe y yo la imagino, gorda, linda, blanca, espumosa, energética, bruja.

Mi mamá tenía, cuando éramos chicas, un Reno 11 verde y a mi hermana siempre le gustaba viajar adelante, en el asiento del acompañante, cuando el tráfico no era el de hoy y las campañas de “los chicos viajan atrás” todavía no  existían.  Mi hermana amaba eso porque veía como se pasaban los cambios: hoy maneja y yo, solo mi vida. Todavía no sé prender un auto, pero no me arrepiento, a mi me gustaba viajar atrás, sola, en silencio, mirando la luna por la ventana.

Toda mi infancia y adolescencia hice Patín Artístico en el Centro Galicia, y mi hermana Básquet; y todas las noches, cuando volvíamos del entrenamiento me dedicaba a mirar la luna por la ventana del Reno 11.

A veces la tapaba algún edificio de Av del Libertador, pero  enseguida volvía a aparecer o se escondía detrás de la  copa de un árbol, tímida y somnolienta y luego seguía su camino.

La miraba menguante.

La miraba creciente.

La miraba nueva.

La miraba llena.

Todavía la amo en silencio. Me atrae. Me hipnotiza. No sé explicarlo.

Un día de esos viajes en el auto, mientras la seguía con la vista sin querer que se pierda, con unos ocho años, le pregunté a mi madre “¿La luna nos está siguiendo?”.

Parece que de chicos pensamos que la luna es nuestra amiga, que nos cuida, que nos acompaña, que nos mira, al igual que un ángel de alas blancas.

Hace unos días me pasaron un poema.

“La vida ¿A qué se compara? Al reflejo de la luna en la gota del rocío suspendida en el pico de un ave acuática”, Dagen Sensei (1200-1253)

¿Será esa mi luna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *