Olor a montaña

¿Por qué cuando alguien muere recordamos solo lo bueno?

¿Por qué solo cuando la muerte está cerca nuestra memoria realiza ese proceso selectivo?

Se habla de la santificación de los muertos.

¿Por qué eso no se puede hacer en vida?

Da culpa recordar que el muerto nos había engañado, o alguna vez nos lastimó o todas sus mentiras. “Ahora que lo pienso… no era tan malo”

Perdonamos. En nuestros corazones, al muerto lo perdonamos.

¿Por qué no entre los vivos?

Es como si ver o imaginar el cuerpo sin acción, sin respiración ni gesto nos diera esa terrible sensación de que ya no tendrá más respuestas. Eso lo hace indefenso. Vulnerable.

Y ahí, el corazoncito empieza a ablandarse. Y cuando el corazón se ablanda, es temible lo que vendrá: llanto, desesperación, angustia mucha, una pizca de templanza para después volver a arrancar como en una chacarera a dos bombos con la segunda vuelta.

Cuando el corazón se ablanda lo que sucede es que el pecho se abre. Y cuando el pecho se abre el caudal de emociones sale y cuando sale ganamos. Ganamos salud, liviandad, ligereza, felicidad.

No es difícil de imaginar: cuando hay una habitación llena- de lo que sea, pero si es de mugre y bártulos viejos peor- nada más entra. Si abrimos las ventanas y las puertas, limpiamos, pintamos las paredes, le ponemos cera oscura a ese parqué medio estropeado, ese espacio se puede llenar de cosas buenas, experiencias, gente, sensaciones.

Hay que vaciar primero. Hay que abrir.

Para después llenar, sentir. Conectar.

Pero no sirve esperar al cajón. Ahí sí que ya es tarde.

Sirve perdonar en vida, en nuestros corazones, sentir el fueguito lindo de aquella acción, que es como una hoguera en medio de un grupo de gente riendo, que es como una manada de pájaros volando.

Imaginen eso: una manada de pájaros volando que sale del medio del pecho. Después el aire suave, limpio, cálido; después una respiración profunda, liviana, con olor a montaña.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *